Técnicas aplicadas en el neuromarketing

Las tendencias en mercadotecnia van aumentando según las distintas necesidades para llegar a un público base, el cual se convertirá en posibles consumidores que ayudarán hacer crecer una marca, sin embargo para lograr este objetivo se debe realizar una serie de estudios especializados.

Es en este punto donde los expertos en el área de mercadeo y publicidad unen sus fuerzas y conocimientos para aplicar una ciencia conocida como neuromarketing, que no es más que la implementación de la tecnología para poder medir las reacciones de un público de muestra a nivel neurológico.

Estas suelen tener varios niveles, según el cometido al que se desea llegar que usualmente es para dar a conocer a una marca o llegar a un público más amplio logrando ofrecer nuevos productos o servicios, ésta práctica es muy común hoy en día a pesar de que el público en general no lo perciba.

El eye-traking

También conocido como el seguimiento ocular o percepción del movimiento del ojo, es una técnica implementada basada en la reacción del consumidor ante algún tipo de publicidad, apreciando el tiempo que este sigue los colores y el recorrido prefijado por los expertos.

Este método de estudio suele implementarse mucho para observar los distintos bocetos que se ofrecen para alguna campaña que esté sujeta en vallas publicitarias o pequeños pendones, de esta manera puede medirse cual proyecto capta mejor la atención del público.

El electroencefalograma

Esta es una técnica bastante popular gracias a que representa mayor flexibilidad para otorgar resultados directos y relevantes con un coste significativamente bajo lo cual permite amplios estudios en sesiones cortas o prolongadas.

Su aplicación es bastante simple ya que se trata de un estudio simple. Consiste en colocar distintos electrodos por la región superior del cráneo a la altura del cuero cabelludo que tomará las señales eléctricas del cerebro en tiempo real para utilizarlos como datos base.

De esta manera se puede determinar en qué zona existe una mayor intensidad o actividad neuronal que atrape el interés del sujeto de prueba, lamentablemente este tipo de estudio a pesar de ser muy práctico no puede llegar a las zonas más profundas del cerebro.

Electromiografía y el ritmo cardiaco

Estos dos elementos son muy importantes por separado pero muchos expertos en el neuromarketing afirman que el implementarlos juntos puede arrojar datos realmente concluyentes ayudando a establecer una base para las pruebas de recepción de productos ante nuevos consumidores.

En el caso de la electromiografía se puede implementar la gran cantidad de electrodos colocados cómodamente en los músculos faciales de algún sujeto para poder percibir cada cambio que se pueda generar por más leve que sea, de esta manera pueden usar sus expresiones como información.

En el caso del ritmo cardiaco se suele usar para definir qué tipo de emoción o sensación produce alguna muestra que se encuentra en fase de exploración, de esta manera se puede concluir si es aceptado o genera alguna euforia por la frecuencia cardiaca.

La utilización del neuromarketing es cada vez más común pero sigue siendo una ciencia que se encuentra constantemente en expansión dedicada a recabar datos de los posibles consumidores para obtener una mejor recepción de las marcas que se desean lanzar al mercado.