Redactor de Contenido Optimizado

La creciente cantidad de negocios digitales que se centra en la redacción de contenido optimizado ha avanzado de una manera desmesurada; tanta es su popularidad que, hoy en día, este es uno de los temas más tocados a nivel mundial.

Y es que no es para menos, un excelente redactor de contenido puede darle a una empresa una gran cantidad de publicidad; esto a su vez se deriva en más clientes u ofertas.

Si eres un redactor de contenidos, puedes llegar a preguntarte si lo estás haciendo bien o si te falta entusiasmo y, sinceramente, esta es una duda razonable que en cualquier momento puede atacarte.

Para ayudarte un poco a saber que tan bueno eres en la redacción de contenidos, ahora podrás conocer un poco sobre lo que todo redactor debe saber, hacer y no hacer para entregar un contenido con total calidad.

¿Sabes que es un redactor de contenido digital?

Un redactor de contenido es aquella persona contratada por una empresa o particular para que escriba una reseña para su página web o donde describa sus servicios; esta sería la definición más técnica y común sobre un redactor.

Sin embargo, en la redacción de contenido existe un gran abanico de posibilidades: el contenido textual/visual que el redactor desarrolla habla, por sí solo, de lo que hace la empresa, e incluso puede dejar en claro la calidad de la misma en pocas palabras.

La duda: ¿Puedo mejorar mi redacción?

Aunque dicen que “nada es perfecto”, puedes realizar una redacción de contenido optimizado que sea Excélsior; es decir, lo mejor que tu cliente pueda encontrar, esto te garantizará más proyectos a futuro.

Para ser un redactor de calidad no debes seguir una “receta de cocina” o unos pasos exigentes, tan solo debes tener en cuenta ciertas cosas relacionadas a tu trabajo; estas cosas son:

Piensa en tu comodidad:

Trabajar con la redacción de contenido puede darte muchos beneficios, pero siempre debes colocar por encima de estos tu propia comodidad; pregúntate si te sientes realmente cómodo y tranquilo escribiendo para otros.

Lee mucho y cuida tu gramática:

La lectura te puede preparar al momento de escribir, encontrarás un sinfín de palabras que no conocías que serán de gran ayuda para tu redacción; además, debes cuidar muy bien lo que escribes y como lo escribes: ortografía, puntuación y lógica.

Relaciónate con las fuentes:

Tu objetivo principal será siempre realizar un contenido creativo y fresco, esto se traduce en las fuentes de información que utilices; mientras más información tengas a la mano, mayores ideas podrás desarrollar y ocurrirá la magia.

Organiza tu tiempo:

Tus clientes normalmente te solicitarán que desarrolles contenidos nuevos a diario, para lograrlo de la mejor manera sin llegar a saturarte, planifica un horario y se estricto en su cumplimiento; de esta manera podrás redactar y descansar eficazmente.

Familiarízate con el SEO:

Utiliza en tu beneficio las palabras claves, la semántica y los motores de búsqueda; estas tres cosas juntas te ayudarán a desarrollar tus ideas de una forma sencilla y atrayente para las personas que buscan información referente a lo que escribes.

Siempre repasa:

Aunque consideres que lo que has escrito es excelente, siempre relee tu artículo al terminarlo; así te darás cuenta de los errores que hayas podido pasar desapercibidos y del léxico correcto para cada oración.

¿Qué debes evitar en la redacción?

Es normal cometer errores de tipeo o en la escogencia de las palabras para desarrollar una idea; sin embargo, estos errores no deben ignorarse o repetirse con demasiada frecuencia, ya que al hacerlo tu reputación irá en descenso.

En la redacción de contenido debes evitar ciertas cosas puntuales, al no tomarlas en cuenta estarás en riesgo de realizar un contenido deficiente y sin sentido; entre las cosas a evitar destacan:

  • El uso de palabras complejas y frases elaboradas.
  • La redundancia y la repetición de frases o palabras.
  • Utilizar fuentes de dudosa veracidad.
  • Tocar un tema desconocido sin documentarte.

Como verás, la redacción de contenido es ideal para cualquiera que quiera realizarlo; no obstante, no debes tomártelo a la ligera, dedícale tiempo a tu escritura y, gradualmente, lograrás mejorar tu redacción.